La estatua de Franco exhibida en Barcelona de la exposición al chatarrero

viernes, 21 de octubre de 2016
Poner un estatua de Franco en cualquier calle de Barcelona es sinónimo de rechazo colectivo, eso ha ocurrido durante la muestra "Franco, Victòria, República, Impunitat i Espai urbà" en el Born Centre Cultural y Memoria (BCCM) de la ciudad.

La escultura, obra de Josep Viladomat en 1963, es una estatua ecuestre de Franco que fue decapitada en el año 2013 mientras permanecía en un almacén municipal, no se conoce al autor que la decapitó. Desde que el BCCM decidió exhibir la polémica estatua, ésta ha sufrido múltiples incidentes, le han lanzado huevos y hortalizas, la han pintado, le han puesto maíz para que las palomas hagan sus necesidades encima, le han puesto pegatinas, una cabeza de cerdo e incluso ha estado acompañada de una muñeca hinchable. Ha sido rechazada incluso por los turistas que paseaban por la ciudad condal que se animaban a unirse a otros individuos para lanzarle huevos.

El destino final de la  escultura se veía venir, cuatro noches eran demasiadas, no podría resistir mucho tiempo y finalmente en la noche de ayer tres personas la derribaron haciendo palanca sobre ella, decenas de personas presenciaron el impacto contra el suelo de la estatua que se partió en varios trozos, un motivo de celebración para los asistentes que incluso abrieron una botella de cava.

Finalmente los operarios recogieron los trozos de la estatua entre los aplausos de los asistentes y entre comentarios como, "se veía venir, ¡qué esperaban!",  desde el Consistorio aun no han valorado si la estatua será restaurada, lo lógico es que vaya al lugar que le corresponde "de la exposición al chatarrero".






No hay comentarios:

Publicar un comentario