Sancionan a un Guardia Civil del Seprona por emborracharse en una finca estando de servicio

jueves, 8 de diciembre de 2016
Los hechos ocurrieron en una finca privada de Huelva llamada Moguer, lugar a donde este cabo primero del Seprona fue a comer con otro agente.

Al agente se le confirman dos sanciones, la primera de ellas afirma que el agente durante la comida "consumió diferentes bebidas alcohólicas y mantuvo una actitud aparentemente determinada por el consumo" y no se dió cuenta cuando uno de los comensales llevó a otra habitación el ceñidor reglamentario que se había quitado, y donde llevaba entre otras cosas los grilletes, el arma y el cargador. Según los jueces de lo Militar del Tribunal Supremo, la actitud del agente, "afecta gravemente el deber de integridad y dignidad y a los valores morales de ejemplaridad y buen nombre de la Benemérita Institución y que influye muy negativamente en la disciplina, seriedad y decoro que se requiere de cualquiera de sus miembros".

La segunda sanción es por haber mentido en el informe de actividad diaria afirmando que habían regresado a la base "para confeccionar denuncias de la legislación sobre protección animal", algo de lo que no queda constancia. El Guardia Civil del Seprona ha sido sancionado con un total de treinta días de pérdida de haberes por ambas sanciones.

En Andalucía son conocidos los rumores de la gran amistad existente entre terratenientes y agentes del Seprona, este caso en concreto lo corrobora, lo que viene a ser una relación de trato de favores o hacer la vista gorda en determinados asuntos de las fincas privadas como la actividad cinegética y el medio ambiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario