Una juez obliga al Ayuntamiento de Alicante a recolocar nuevamente las placas de calles franquistas

jueves, 12 de enero de 2017
La magistrada María Begoña Calvet pone una zancadilla al Ayuntamiento de Alicante a través de un auto que paraliza cautelarmente el cambio de nombre de calles franquistas que el consistorio prácticamente ya había acometido basándose en la Ley de Memoria Histórica. La magistrada acusa al tripartito del Gobierno municipal alicantino de que "no concurrían razones de urgencia que justificaran tal inmediato proceder" y reprocha que "el Ayuntamiento de Alicante, pese a tener conocimiento no sólo de la pendencia de un recurso contencioso administrativo (interpuesto por el grupo municipal del PP), sino además de la apertura de la correspondiente pieza de medida cautelar, procedió de manera precipitada e inmotivada" al cambio de nombre de las calles.

La magistrada así mismo también ha paralizado todos los trámites administrativos llevados a cabo para el cambio de denominación de las calles y ordena "el restablecimiento de las denominaciones primitivas" franquistas y exige que ésto se haga con la mayor brevedad posible. Contra el auto de la juez cabe interponer recurso de apelación "en un solo efecto" mediante escrito fundado y en el plazo de 15 días.

Por otra parte el grupo municipal Compromís afirma que seguirá trabajando en favor de la memoria histórica y lamenta que el PP haya pedido a los tribunales restablecer los nombres franquistas, nombres como la División Azul. La magistrada María Begoña Calvet con este auto deja entrever su color político y seguramente como jueza durante la dictadura franquista hubiese tenido mucho éxito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario