Gallardón y Botella regalaron 16 millones de euros del consistorio de Madrid a Deutsche Telekom e Indra

viernes, 5 de mayo de 2017

El Partido Popular siempre ha sostenido que lo más adecuado es privatizarlo todo. No hay dudas de que eso ha sido siempre igual... para sus colegas, y sobre todo cuando lo que se privatiza es el dinero público.

Un arquetipo más de esa forma de gobernar es el magnífico negocio –para unos cuantos– que hicieron los gobiernos municipales conservadores en la capital con el proyecto +TIL, que perseguía ser el desarrollo de un innovador programa informático para administrar los tributos de Madrid y era en consecuencia un trasvase de fondos públicos a compañías privadas: durante un período de diez años, el Ayuntamiento regido por Alberto Ruiz-Gallardón, primero, y Ana Botella, después, concedieron generosamente un total de 16 millones de euros a numerosas compañías subcontratadas para desarrollar un software que nunca llevaron a cabo.

Eso sí, esas empresas –pertenecientes a T-Systems (Deutsche Telekom) e Indra– destinaron ese tiempo y dinero en desarrollar sus propios sistemas informáticos de gestión tributaria, que hoy venden en beneficio propio a diferentes ayuntamientos, como el de Gijón, sin que en cambio hayan ofrecido al de Madrid ningún programa operativo a cambio de los fondos públicos que recaudaron y que duplicaron con creces el presupuesto aprobado por la Administración.

​En consecuencia, el Ayuntamiento de Madrid triplicó el presupuesto propuesto en diciembre de 2005 para llevar a cabo un "nuevo Sistema Informático de Ingresos Municipales", que ascendía a poco más de 7,5 millones de euros y acabó suponiendo –sin beneficio alguno– casi 21,7 millones de los contribuyentes madrileños, infringiendo además todas las reglas básicas del pliego de la contratación, datos a los que han podido acceder publico.es:


Como se puede observar en la página anterior de la primera página (de un total de 87) del Pliego de Prescripciones Técnicas del expediente 147/2005/11043, que dio lugar al proyecto +TIL, no sólo la Administración había estipulado un presupuesto total (7.552.800 euros) que fue groseramente vulnerado, sino que establecía un plazo máximo de fin de proyecto de 26 meses y determinaba: "No procede una posible prórroga".

Lo que sucedió fue avergonzante: la inversión pública en ese programa fue prorrogada año tras año (al finalizar el periodo máximo estipulado, en 2008, lo invertido se acercaba a los 10 millones de euros) sin formalizar ni uno solo de los requerimientos de la contratación, hasta que cuando el Partido Popular perdió las elecciones, y se vio forzado a entregar el gobierno municipal a Ahora Madrid, diez años después, se habían derrochado 21,7 millones en ese programa, como se puede verificar en la siguiente tabla:


Además, cuando el equipo de Manuela Carmena llegó al gobierno municipal, en junio de 2015, se encontró con que se traían entre manos la licitación de un nuevo contrato para desarrollo, soporte y mantenimiento del programa +TIL, como un concurso abierto, por el coste de 9.428.550,87 euros. Así que, de no haber perdido la Alcaldía el Partido Popular, los contribuyentes madrileños habrían costeado un total de más de 31 millones de euros en un proyecto faraónico (del que aún no se ha logrado resultado alguno) que sólo ha estado lucrando a empresas privadas amigas de ese partido: Indra está implicada en la presunta financiación ilegal del PP de la Comunidad de Madrid en los casos Púnica y Lezo, y el propietario de Iritec, Ricardo Mur, fue teniente de Alcalde del PP en Zaragoza. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario