El PP se niega a que se investiguen los ataques de la aviación nazi en cuatro municipios de Castellón

lunes, 8 de octubre de 2018

En los años 30, los alemanes llevaban en secreto su rearme militar a pesar de las prohibiciones impuestas por el Tratado de Versalles. En contra de este tratado la Luftwaffe, la fuerza aérea alemana es presentada oficialmente en 1.935. El inicio de la Guerra Civil española es tomada por los nazis como la ocasión perfecta para experimentar su reluciente aparato militar.

Los nazis apoyan al ejercito español sublevado enviando aeronaves para transportarlos desde África hasta la península, siendo este hecho pieza clave para el levantamiento militar. Entre las aeronaves nazis se encontraba el bombardero en picado Stuka, que a finales de mayo de 1.938, bombardeó durante varios días los municipios castellonenses de Albocásser, Benassal, Vilar de Canes y Ares del Maestrat, asesinando a 40 personas. Este inexplicable Guernica de Castellón sembró el terror entre las personas de estos municipios, que no entendían el por qué y aun más teniendo en cuenta la poca importancia estratégica de la zona.

Para aclarar estos hechos el pasado jueves el grupo parlamentario Compromís presentó en el Senado una propuesta con el objetivo de indemnizar a las víctimas de tales ataques. La propuesta también tiene como objetivo esclarecer tras 40 años de democracia "quién o quiénes autorizaron a sus aliados perpetrar los ataques descritos sobre los cuatro pueblos rurales del interior de Castellón". Asímismo Compromís también presentó otra moción para que se investigue a fondo el asunto de los trabajadores esclavos durante el régimen franquista.




Todos los grupos del Senado mostraron su apoyo a ambas mociones, excepto el PP que, valiéndose de su mayoría, impidió que las mociones saliesen adelante. Manuel Altava, senador del PP, culpabilizó a la República del bombardeo, afirmando que "lo realmente llamativo es que las autoridades republicanas, que estaban allí, no evacuaran a la población civil de esa zona en el frente de la retaguardia".

El PP se niega a reconocer la veracidad de los informes de la Legión Cóndor. Esta documentación salió a la luz gracias a la investigación llevada a cabo por Óscar Vives, profesor de Física de la Universidad de Valencia y que perdió a seis familiares durante el ataque. Entre los archivos militares de Friburgo se encuentran los informes que con detalle prueban que los nazis llevaron a cabo los bombardeos a modo de experimento.

El PP siempre dispuesto a impedir que se esclarezcan los crímenes del levantamiento militar de 1.936 y la posterior dictadura, se niega a apoyar las mociones, a pesar de los informes y la documentación que demuestran que estos pueblos de Castellón solo fueron cobayas para que Hitler pudiera probar el efecto de una bomba de 500 kg sobre un núcleo de población.



No hay comentarios:

Publicar un comentario