La unidad de antropología de la Universidad Rey Juan Carlos estudia a un neonazi que superó las pruebas de graduado en ESO

domingo, 7 de octubre de 2018

Los antropólogos, Francisco Domecq y José Bohórquez miembros distinguidos de la unidad de antropología de la Universidad Rey Juan Carlos están llevando a cabo un estudio sorprendente que puede cambiar el devenir de la evolución humana, ya que según ellos, lo ocurrido este pasado verano en las prueba libres de graduado en ESO podría ser una excepción trascendental para comprender la evolución de otros homínidos como el Homo Herectus o el Homo antecessor que pasan de ser simples monos a monos que cogen piedras y las tallan, bien contra otra piedra o directamente contra la cabeza de otros congéneres.

El motivo de tal estudio se centra en Antoñito Chicharro, neonazi y miembro de Hogar Social de Madrid. Antoñito de 42 años de edad y tras 15 años de intentos mal logrados, al fin consigue superar las pruebas de graduado en ESO, "Yo los únicos números que conocía eran las fechas de nacimiento de Hitler y de Franco", afirma mientras se golpea el pecho con felicidad.

Antoñito explica la odisea que tuvo que pasar para obtener el título: "He pasado por distintos centros educativos y nunca me fue bien, creo contar más de 10 centros o 5 no lo sé. Pero todo cambia para mi cuando vi la oferta de la Universad Rey Juan Carlos" y explica los grandes logros que ha conseguido, "ahora sé dibujar una esvástica, pero sin calco todavía me cuesta un poco, pero lo lograré".




"No sé donde pondré el título de graduado en ESO, tengo toda la habitación ocupada con propaganda nazi y franquista", es un problema que Antoñito resolverá sin lugar a dudas, según los antropólogos, tarde o temprano encontrará el hueco ideal para poner el marco con el título, ya que según ellos, Antoñito está en proceso de evolución.

Francisco Domecq advierte que: "Si Antoñito dejara descendencia la especie humana podría dar un vuelco, con sus ventajas y desventajas, aunque las ventajas son incalculables ya que podría encontrarse en su genética el eslabón necesario para viajar en el tiempo y trasladarnos a hace 5 o 10 millones de años cuando otros homínidos habitaban el planeta". Mientras tanto Antoñito seguirá en proceso de estudio por la unidad de antropología, al menos, hasta que no le llegue la pena de 3 años de cárcel por partir una escultura con la cabeza en el Museo del Prado de Madrid. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario